Diseño de la Ruta de Restauración Ecológica y Cultural de Los Sauces

La deforestación y la falta de protección de las fuentes de agua en la comuna de Los Sauces son problemas ambientales que se reflejan en la pérdida del patrimonio ambiental y de la biodiversidad, en la erosión de la ribera del río Rehue, la pobreza comunal -que asciende a un 34%- y en la migración campo ciudad (constatada en un 16% entre los años 1992-2002 por el Instituto Nacional de Estadísticas).

Con el paso de los años, los procesos erosivos se han incrementado debido a la tala rasa del bosque nativo y otras especies que cubren la ribera de los ríos o forman parte de los ecosistemas de la cuenca. El monocultivo de trigo, la ganadería extensiva y las plantaciones forestales de pino y eucaliptus de gran y pequeña escala, han afectado a la relación tradicional con el entorno, tanto campesina como Mapuche, las que han tenido que adecuarse al modelo forestal y por lo tanto estar mayormente expuestos a problemas de contaminación de aguas que afectan directamente su salud.

Nuestro proyecto consiste en diseñar una “Ruta de Restauración Ecológica y Cultural de Los Sauces”, considerando los saberes ancestrales e históricos de las y los habitantes vecinos a la ribera del río Rehue, y establecer zonas de restauración ecológica en cuatro comunidades Mapuche, donde se conjuga la protección de fuentes de agua y la reforestación con especies nativas.

El trabajo esta pensado para estos puntos debido a que, en Los Sauces nunca se ha generado un diagnóstico y levantamiento de información histórica desde la temática ambiental y cultural. Esto permitirá establecer puntos de referencia para la generación de iniciativas que beneficien a las comunidades y tengan como base las experiencias que estas han desarrollado a través del tiempo y se han transmitido de manera oral.

El diseño de la Ruta, tendría como complemento el trabajo en acciones concretas de protección de fuentes de aguas a través de la reforestación, junto con la sensibilización y concientización del resto de la población de la comuna en cuanto al cambio climático y a las acciones que se puedan implementar desde al ámbito local para mitigar sus efectos.

Este será co-financiado por el Fondo de Protección Ambiental 2009 (Conama). Como apoyo técnico estará Noelia Carrasco, antropóloga de la Universidad Católica de Temuco y como organismos asociados la Ong Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, la Conaf y la comunidad Mapuche Lorenzo Quilapi Cabeton del sector Keuke.

También se pretende mantener el vivero de especies nativas de la Comunidad Lorenzo Quilapi Cabeton, implementado en el proyecto “Agua y Saberes, Diálogos para la Vida”, que fue financiado por el FPA 2008 de CONAMA.


Nuestro vivero de plantas nativas, Ngen Wixunko (Espíritu protector del estero o riachuelo)
Este concepto en lengua Mapuche se compone Ngen (dueño o espíritu que habita en un lugar), Wixun (que corre) y Ko (Agua). Generalmente alrededor de estos espacios se realizan actividades de horticultura y se encuentran numerosas vertientes.

Un gran aporte fue la estudiante Daniela Medina, estudiante de la Universidad Earth de Costa Rica, que realizó su pasantía trabajando en nuestra organización. Trabajo junto a jóvenes y compartió muchos conocimientos con nosotros. En la foto, dictando un taller de compostaje a jóvenes Forjadores Ambientales del liceo local.

Anuncios

Estudiante de Costa Rica realiza su pasantía en Los Sauces

Mi nombre es Daniela Medina, soy estudiante de ingeniería agrónoma de la Universidad EARTH, en Costa Rica. Antes de recibir mi título en diciembre del próximo año, debo realizar una práctica profesional de 15 semanas de duración, donde aplique los conocimientos que he adquirido hasta el momento. Es por ello, que ahora soy habitante de la comuna de Los Sauces y trabajo para la organización Nguallen Pelu Mapu/Protectores de la Tierra.
A nivel personal, mis objetivos se centran en poder transmitir a personas claves de la comuna mis conocimientos e ideas para contrastarlos con los saberes tradicionales, con el fin de que cuando vuelva a Costa Rica, a finales de diciembre del presente año, pueda incluir dentro de mis conocimientos, parte de la sabiduría de la región y haya aportado con mi trabajo a la comunidad en general.

Daniela visitando la casa de la machi Jaqueline Huilipan, Autoridad Originaria Mapuche.

Mi primer encuentro con Los Sauces fueron las forestales, desde el camino en la carretera pude observar el “desarrollo” de esta actividad en la zona. A medida que transcurrieron los días me fui enterando acerca de la problemática social y ambiental que ha generado dicha actividad. De igual manera, las historias que me relataron las personas sonaban cada vez más cotidianas y los problemas que yo misma pude identificar me resultaron muy similares a los de mi país.
En el fondo, a través de todo nuestro continente, se libra una batalla entre el desenvolvimiento de las actividades económicas y humanas y la supervivencia del planeta. Con cada intervención que generamos sobre el medio, vamos disminuyendo poco a poco las posibilidades que tiene la tierra de regenerarse. Finalmente, ponemos en riesgo su capacidad para sostener la vida NUESTRA VIDA.
Asimismo, resulta indiscutible el hecho de la actividad forestal y demás industrias, también son necesarias para el desarrollo de las comunidades humanas; el dilema se encuentra, en que todos podamos comprender que nuestros recursos son limitados y que una vez alcanzado este límite, no habrá vuelta atrás.
Por tales motivos, se deben tomar acciones concretas y trabajar en conjunto; para que, por medio del ejemplo podamos demostrar que las actividades humanas no necesariamente deben ser destructivas. Como testimonio de esto, la organización Protectores de la Tierra en conjunto con: la comunidad de Lorenzo Quilape Cabetón sector Queuque, los Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, Servicio País, el grupo juvenil Forjadores Ambientales y mi persona; estamos desarrollando un vivero comunitario de especies forestales nativas.
Daniela dictando taller de compost a jóvenes del liceo local y vista del vivero de árboles originarios de lugar

Este vivero, tiene como propósito reproducir especies para la reforestación de aproximadamente 3 hectáreas, con el fin de restaurar la micro cuenca del estero Queuque. Adicionalmente, está pensado para que funcione como un ejemplo a nivel comunitario, y que en el futuro se convierta en un centro de capacitación, donde se puedan impartir talleres prácticos acerca de diversas temáticas medioambientales, reproducción de especies nativas y fabricación de abonos y controladores orgánicos para el manejo de plagas y enfermedades.
Desde mi perspectiva, el vivero es un gran esfuerzo que pretende ejemplificar lo que hasta ahora ha significado nadar en contra de la corriente, y es una prueba tangible de que por suerte aún existen personas comprometidas con su entorno que están cada día poniendo de su parte, para generar cambios positivos desde las bases de la